Cartas do Mundo

Carta de Bogotá: Patas cortas de la ''denuncia'' de Duque contra Venezuela en la ONU

 

29/09/2019 16:40

 

 
El presidente colombiano Iván Duque, incluyó unas imágenes trucadas en un informe de 128 páginas que entregó a António Guterres, el secretario general de Naciones Unidas el jueves, para probar la supuesta presencia de guerrilleros de su país en Venezuela respaldados por el gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

“Mi gobierno tiene pruebas fehacientes y contundentes que corroboran el apoyo de la dictadura a grupos criminales y narcoterroristas que operan en Venezuela para atentar contra Colombia”, dijo Duque en la Asamblea General de la ONU. El gobierno venezolano no tardó en reaccionar, poniendo en cuestión la credibilidad del mandatario colombiano.

Iván Duque utilizó el escenario mediático mundial para crear las condiciones «noticiosas» para proceder con un falso positivo a su ansiada invasión contra Venezuela, azuzando a la vez a las Fuerzas Armadas y paramilitares, bajo su mando y dando una excusa a Estados Unidos y sus aliados-cómplices de la OEA y el Grupo de Lima para que, en aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) enfilen su agresión contra Venezuela.

No sorprende el recurso de mentir a través de imágenes trucadas, descontextualizadas y carentes de información oportuna y veraz, a la que recurrió el presidente colombiano, a sabiendas de lo que estaba haciendo. Hasta que desde el diario El Colombiano y de la agencia francesa AFP comenzó a salir la verdad sobre las fotos.

Delcy Rodríguez, la vicepresidenta venezolana, sostuvo en el mismo escenario 24 horas después, que todo eso constituía un “escándalo mundial”: “El presidente Duque, un pésimo mentiroso. Un ligero examen ha demostrado que esas fotos que trajo como de Venezuela el señor Duque realmente corresponden a territorio colombiano, en el caso del Cauca y en el de Catatumbo”, agregó.

Lo cierto es que al menos cuatro de las fotos incluidas en ese informe incluían datos erróneos, según medios de comunicación locales e internacionales que obtuvieron y/o ultilizaron las imágenes previamente. La larga lista de diferencias que tensan la relación entre Colombia y Venezuela incluye ahora al menos cuatro fotografías más.

Duque tuiteó luego de las sesiones de la ONU, que el ELN tiene tres de sus frentes de guerra en Venezuela. “Son 20 estructuras con 1.438 terroristas que están en territorio venezolano, lo que corresponde al 30% de sus hombres armados”. Nadie pudo corroborar la “información” de Duque.

Desde Washington intentaron que el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó pudiera hablar en el seno de la Asamblea General: la respuesta fue enfáticamente negativa. Guaidó, líder proestadounidense de la oposición venezolana, para no quedar atrás, se tomó varias instantáneas digitalizadas en una trocha de Cúcuta con los cabecillas de la banda paramilitar colombiana “Los Rastrojos”, mientras lo custodiaban y trasladaban a reunirse con Duque.

Más allá de los contactos con paramilitares y narcotraficantes, confirmadas por Lilian Tintori -esposa del fugado líder opositor Leopoldo López, coautor de un fracasado golpe militar poco meses atrás-, Guaidó fue acusado de apoderarse –él y sus colaboradores en Colombia y Estados Unidos- de fondos para ayuda humanitaria, pese a ,lo cual el gobierno de Donald Trump lo premió con un financiamiento directo de 19 millones de dólares.

Fotos en Colombia, no en Venezuela

En una de las fotos se ven hombres y mujeres con uniformes militares, presuntamente del guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) colombiano, formando una ronda con niños con camisetas blancas en un lugar de vegetación. “Penetración del ELN en escuelas rurales del estado de Táchira con fines de adoctrinamiento – Abril 2018″, afirma el texto que acompaña la foto que el propio Duque tuiteó tras entregar el dosier.

El diario antioqueño El Colombiano puso en duda sus declaraciones e informó horas más tarde que la imagen, en lugar de haber sido tomada en el estado venezolano de Táchira, provenía del propio territorio de Colombia y había sido proporcionada por la inteligencia militar colombiano para un reportaje sobre el reclutamiento de niños por parte de la guerrilla en el departamento colombiano de Cauca, costa del Pacífico, en junio de 2015.

Después de la farsa, Duque sostuvo desde Miami que la foto era “anecdótica” dentro de su dosier, que “tiene tanto fotografías de contexto como fotografías propias de inteligencia colombiana”. Explicó que desde Táchira la ignota ONG Fundaredes proporcionó el material en junio de 2013 sobre la presencia del ELN en escuelas.

Ante la polémica por la foto, el líder opositor Gustavo Petro, acusó a Duque de utilizar la crisis venezolana para eludir el debate sobre los problemas de su propio país. "Por no afrontar la discusión de los problemas nacionales tratan con desespero de reemplazar el papel de las FARC en su discurso contra Venezuela", señaló.

“No le bastó con mentir en la ONU sobre su compromiso con la protección del ambiente (cuando quiere fracking y glifosato en Colombia), sino que ahora le presentó información falsa al secretario Guterres”, cargó Antonio Sanguino, senador y portavoz de la Alianza Verde.

La segunda foto muestra una cabaña con las siglas ELN pintadas copn aerosol, en una zona boscosa. El texto que acompaña la foto señala: Masacre en el estado Bolívar (Venezuela), por enfrentamientos del GAO-ELN y grupo de “panes”, que delinquen en el sector- enero de 2018”. La agencia de noticias francesa AFP señaló que la foto due tomada por uno de sus fotógrafos en la región colombiana de Catatumbo, en septiembre de 2018.

AFP señaló que vocero del ministerio colombiano de Defensa se disculpó telefónicamente por el uso de al menos tres fotos de esa agencia en el dossier y reconoció que las mismas fueron tomadas en Colombia.

En la ONU, hubo un desenmascaramiento de las falacias forjadas para acusar a Venezuela como estado fallido, facilitador del terrorismo, violador de Derechos Humanos. Lo de estallido fallido parece más aplicable a Colombia, que permite convertir su territorio en santuario de las drogas y otras economías criminales globales, propiciador del terrorismo paramilitar contra sus propios ciudadanos y países vecinos, asesino consuetudinario de dirigentes sociales, campesinos e indígenas.

Camilo Rengifo Marín es economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)





Conteúdo Relacionado