Pelo Mundo

Consejo dominicano logra plan de salud para trabajadores

02/12/2011 00:00

Naira Hofmeister



El Consejo Económico y Social (CES) de la República Dominicana completa siete años de su creación en enero de 2012. Instituido por un decreto presidencial en 2005, fue convertido en un órgano previsto en la nueva Constitución del país, promulgada en 2010.

“Estamos en la etapa de divulgación de los trabajos y de la misión del CES. La planificación para los próximos cuatro años incluye que cada ciudadano sepa su Constitución y que en ella existe un órgano de concertación con la sociedad”, explica la directora ejecutiva del colegiado dominicano, Iraima Capriles.

En que pese todavía estar en una etapa de consolidación de su existencia – ahora, por ejemplo, sus miembros trabajan en el texto de la ley orgánica del CES, que va reglamentar sus actividades – el consejo dominicano ya celebra logros de acuerdos que tienen fuerte impacto en la promoción de la equidad social, una de las banderas del órgano.

El ejemplo más importante fue la aprobación del Plan Básico de Salud, que era uno de los ítems todavía no regulados en la Ley de Seguridad Social. La intención del Estado era proveer la cobertura médica y hospitalaria universal en la República Dominicana – sin embargo, como parte de los servicios eran entregues por empresas privadas, había una dificultad en negociar cómo sería el pago por los servicios básicos.

“El riesgo era que, por complacer a un sector – el más necesitado –, subían demasiado (el precio de) las coberturas, y entonces resultaba insostenible. Logramos cuantificar los componentes del servicio y su frecuencia y ponerles precio a cada uno. Llevamos cuatro años con el plán en funcionamiento, y es sostenible”, conmemora la directora ejecutiva.

Hasta este momento, solamente los trabajadores de empresas que otorgaban seguro de salud a sus empleados podían disfrutar este tipo de servicio esencial. “Habían también los hospitales generales públicos”, subraya Iraima, pero se dedicaban a atendimientos de urgencia y con gravedad.

La primera fase del acuerdo mediado por el consejo dominicano – que está todavía en vigor – determina que el Estado subvencione la mayor parte del plan de salud para todos los trabajadores. La intención es que en algunos años todos los ciudadanos adquieran este derecho. “Gracias a la mediación del CES hoy es una realidad: la mayor parte de los dominicanos ya tiene su seguro familiar de salud”, se enorgullece la directora del órgano.

Empresarios y trabajadores en la mesa
Siguiendo el modelo europeo, el Consejo Económico y Social de la República Dominicana se dedica a mediar “el diálogo social entre los sectores productivos, el capital, el trabajo y la empresa”, conforme define su directora ejecutiva, Iraima Capriles.

Para tanto, reúne en su plenario 26 entidades empresariales, siete sindicatos y 11 organizaciones representativas de la sociedad civil. La disparidad de asientos entre las clases trabajadoras y los empresarios, sin embargo, no es un problema puesto que la intención es la búsqueda de acuerdos comunes.

“Tenemos una apuesta a la concertación, a la construcción del consenso. Se trata más bien de acercar posiciones y intereses, los cuales no exigen votación. Por lo tanto no importa cuántas personas haya de determinado sector. Lo que es importante es que estas organizaciones realmente respondan a la sociedad, que puedan defender los intereses de sus clases”, justifica Iraima.

Y fue en conjunto, recorriendo el país durante dos años opiniones para oír la opinión de ciudadanos comunes que empresarios y sindicalistas alcanzaron elaborar sugerencias consensuadas para el Proyecto Nacional de Desarrollo 2030.

“La intención es determinar una estrategia de avance que pueda ser mantenida aunque cambien los gobiernos”, explicita la directora ejecutiva del CES.

Partiendo de premisas dictadas en consultas populares, por los partidos políticos y pos diferentes grupos productivos de la nación, los consejeros fueron capaces de elaborar una visión común de país, con objetivos generales y específicos de cada uno de los sectores participantes.

“Hubo puntos de consenso en la mayor parte, pero hubo algunos puntos de disenso”, admite Iraima, que sin embargo, cree que fue un grande ejemplo de actuación del consejo en materias coyunturales del país.

El texto producido por el colegiado fue aceptado por la presidencia de la República Dominicana que se lo envió al Congreso Nacional donde está en vías de ser votado. Si los parlamentares lo aprueban como está, el próximo paso del consejo será detallar las lineas de acción para alcanzar una mejora en el sector económico y social dominicano. “Creemos que es importante concentra en tres pactos fundamentales: el fiscal, el de energía y el por la educación”, concluye la directora ejecutiva.

Conteúdo Relacionado