Política

¡Por un frente de izquierdas!

 

30/09/2020 13:30

(Reprodução)

Créditos da foto: (Reprodução)

 
El panorama político para las elecciones municipales sigue siendo sombrío y amenazante para las fuerzas de izquierda. Una nueva derrota, aunque sea menor que la de 2016, podría ser devastadora.

La pregunta central es: ¿hay todavía tiempo de hacer algo para prevenir otro desastre? Y si hay, ¿qué es lo que haremos?

La sociedad brasileña está siendo empujada a un ciclo de violencia política anunciado y alentado por la truculencia que está en el poder. El compromiso liberal de la centroderecha de ver la moderación en el caos y la represión solo refuerza este riesgo con la tónica de la complicidad.

Un golpe de Estado seguido de una elección en la que se marginó a Lula, el líder de las urnas, selló la endogamia de intereses entre el absolutismo de mercado, el oscurantismo religioso, el paramilitarismo de las llamadas “milicias”, los oligopolios mediáticos y la conveniencia liberal, que ahora condiciona la vida y la muerte de la población y la empuja a un laberinto de virulencia imponderable.

Los casi 150 mil muertos de la pandemia acaban con el testimonio del desprecio que este caldo de cultivo político da al destino de la sociedad y a la suerte colectiva de sus integrantes.

El Techo de Gastos Públicos determinado por el gobierno es el sello perimetral que consagra la renegociación blanca, adinerada, conservadora, racista, misógina y fanática en el pleno dominio de la sociedad y sus recursos.

Las fuerzas progresistas que gobernaron el país durante 14 años consecutivos, desde la histórica victoria de Lula en 2002, subestimaron este resultado al atribuir al aumento gradual del nivel de vida, la capacidad de cambiar la correlación de fuerzas y la conciencia política de la población.

La organización popular, consciente, autónoma y movilizada fue menospreciada, como si el capitalismo no significara conflicto. Superar esta omisión y error histórico al no promover la conciencia popular y ciudadana, la organización y movilización permanente es imperativo para contradecir la espiral regresiva en curso, abriendo espacios para la construcción de una nueva hegemonía proposicional.

Por supuesto, no se trata de elegir entre entablar disputas parlamentarias y electorales o no. Son importantes. Pero tener prioridades es obligatorio.

El desorden neoliberal advierte, desde 2008, que la zona de confort de la lucha de clases ha expirado, en un escenario en el que el crecimiento del superávit, el boom de las materias primas, en nuestro caso, ya no frena el conflicto redistributivo.

Hoy, con el país ahogado en una emergencia sanitaria, con 12,3 millones de desempleados, 29 millones dependientes de trabajos informales, bajo un gobierno que desmonta el Estado y bloquea su papel en la reconstrucción nacional, la ecuación política no admite más ingenuidad.

Es en este contexto que las fuerzas de izquierda, pero también los demócratas antifascistas, se enfrentan al desafío de dar una respuesta política audaz que sea capaz de reordenar la lucha por el poder, convergiendo energías para la construcción valiente de un nuevo protagonista colectivo.

Las elecciones municipales de 2020 se ofrecen como la posibilidad de una aglutinación y un posible punto de inflexión en este camino. Hacemos un llamado a la iniciativa, a nivel nacional, de un frente de izquierdas orgánicamente constituido, que empiece a actuar en las elecciones de este año, con propuestas innovadoras y atrevidas de disputa en la sociedad en su conjunto y, sobre todo, en los amplios sectores populares.

Esto ya está sucediendo de manera pedagógica y prometedora en algunos municipios brasileños, como, por ejemplo, la ciudad de Belém, en el Estado de Pará, donde la candidatura de Edmilson Rodrigues ha sido conformada por un frente con PSOL, PT, PDT, Rede, PCB, UP y PCdoB. También se lleva a cabo en Florianópolis, Macapá, Recife, Manaus, Rio Branco y Campinas, involucrando una diversidad de partidos, movilizados para devolver las ciudades a un gobierno volcado a la ciudadanía.

Pero es necesario que estos ejemplos se generalicen, incluso en ciudades más pequeñas, como punto focal de encuentros de reflexión y movilización antes, durante y después de la votación, extrayendo lecciones y medidas para los próximos pasos de nuestra historia.

Se trata de construir una fuerza de estatura y capilaridad superior a la suma de las partes ahora desconectadas, capaz de hacer lo que nadie podría lograr unilateralmente: establecer una nueva voz política en la sociedad, y una nueva agenda, que conducirá a superar en la práctica la ilusión de que es posible radicalizar los derechos, sin radicalizar la democracia y la participación popular. Además, y no menos importante, llevar a cabo una profunda reforma tributaria, que establezca una tributación progresiva para las grandes fortunas y regule los fines del fondo público a favor de crear bases para el bienestar de todas las personas.

Los términos de la Ley Electoral han expirado y ya no existe la posibilidad de crear alianzas políticas oficiales. Sin embargo, nada impide que los candidatos registrados renuncien a sus candidaturas a favor de un frente de izquierda. Incluso existe la novedad de las aplicaciones colectivas, formalmente centradas alrededor de un nombre.

Es necesario presentar programas y propuestas. Para municipios, renta básica ciudadana, fortalecimiento del SUS, recuperar programas como “Más Médicos”, consorcios intermunicipales, universalización real de la educación básica, infraestructura para el retorno seguro a las clases presenciales, concursos para reducir el número de alumnos por aula, carreras que aseguren la dignidad a servidores, acciones de apoyo a minorías, garantía de transporte público, vivienda, políticas urbanas y de saneamiento, saneamiento de aire y agua, manejo de residuos sólidos, presupuesto participativo ampliado, consejos de ciudadanía en los barrios y regiones de las ciudades… es decir, la radicalización de la democracia participativa.

El mundo post pandemia no será fácil. La covid-19 expuso y realzó el curso de colisión entre la sobreproducción de riqueza y la precariedad estructural de la condición humana en el capitalismo financiero del Siglo XXI. En el horizonte hay hambre, miseria y otras enfermedades. Revertir el guion neoliberal y neofascista de esta caldera y politizar la agenda de desarrollo económico y social, capturada integralmente por la “razón de mercado”, requiere que las ideas progresistas demuestren que pertenecen al mundo real a través de la acción.

La fragmentación de la izquierda exacerbada por las milicias digitales refuerza el proyecto autocrático y neofascista que se ha implantado en Brasil. El frente que ahora proponemos es el primer paso en el camino capaz de oponer la civilización a la barbarie.

Juntos y juntas, podemos y debemos dar ahora ese primer paso.

¡Manos a la obra!

Fórum 21: Ideas para el Avance Social

Alexandre Cesar Cunha Leite – Ciencias Sociales UFPB

Altamiro Borges – Periodista

Aluísio Almeida Schumacher – Libre Docente Ciencias Sociales UNESP

Ana Paula Rabelo – Letras UNILAB

Andre Kaysel Velasco e Cruz – Ciencia Política Unicamp

Anivaldo Padilha – Presidente de Fórum 21

Antonio Carlos Granado – Economista

Antonio Ernesto Lassance de Albuquerque Júnior – Ciencia Política, Gestor Público

Antonio Martins – Periodista

Antonio Sergio Pires Miletto – Director de Alampyme

Aram Aharonian – Periodista

Arlete Moyses Rodrigues – Instituto de Filosofía y Ciencias Humanas Unicamp

Artur Machado Scavone – Filosofía USP

Barnabé Medeiros Filho – Periodista

Beatriz Costa Barbosa – Periodista

Benedito Tadeu César – Ciencia Política UFRGS

Bruno Konder Comparato – Ciencias Sociales UNIFESP

Carlos Eduardo Fernandez Silveira – Economista

Carlos Tibúrcio – Periodista

Carlos Thadeu Oliveira – Filosofía USP

Carol Proner – Abogada y Profesora de Derecho UFRJ

Celso Japiassu – Periodista

Cesar Antonio Locatelli de Almeida – Economista PUC/SP

Cynara Monteiro Mariano – Derecho UFC

Daniel Araujo Valença – Derecho UFERSA

Danielle Araujo – Antropología Social UNILA

Dirce Zan – Educación Unicamp

Doutor Rosinha – Ex-Diputado Federal

Eduardo Dimitrov – Sociología UNB

Eduardo Fagnani – Economista y Profesor Unicamp

Felipe Braga Albuquerque – Derecho UNIFOR

Fernando Ferrari Filho – Economista UFRGS

Flavio Gaitan – Ciencia Política UNILA

Flavio Scavasin – Militante Político

Flavio Wolf Aguiar – Literatura USP

Francisco Carlos Teixeira da Silva – Historiador UFRJ

Francisco César Pinto Fonseca – Ciencias Sociales FVG y PUC/SP

Gilberto Maringoni – Relaciones Internacionales UFABC

Glaucia Campregher – Economista UFRGS

Gledson Ribeiro de Oliveira – Sociólogo e Historiador UNILAB

Hamilton Pereira (Pedro Tierra) – Poeta

Henrique Fontana Júnior – Diputado Federal PT/RS

Janio Pereira da Cunha – Derecho UNIFOR

Jeferson Miola – Empleado público y articulista político

Jefferson José Queler – Historia UFOP

João Feres Júnior – Ciencias Sociales Unicamp

Joaquim Ernesto Palhares – Abogado y Periodista

Jonas Valente – Periodista

Jorge Mattoso – Economista Unicamp

José Luiz Del Roio – Militante Político

José Machado - Economista

José Pascoal Vaz – Economista Universidad Católica de Santos

José Renato Vieira Martins – Sociología UNILA

Juarez Rocha Guimarães – Ciencia Política UFMG

Julio Rique Neto – Psicología da UFPB

Kissila Teixeira Mendes – Psicología UFJF

Ladislau Dowbor – Economista PUC/SP

Laura Tavares Ribeiro Soares – Economía UFRJ

Laurindo Leal Filho – ECA/USP

Léa Maria Aarão Reis – Periodista

Leda Maria Paulani – Economista USP

Leneide Duarte-Plon – Periodista y escritora

Leonardo Ramos - Relaciones Internacionales PUC Minas Gerais

Liszt Vieira – Sociólogo e Abogado

Luciano Freitas Filho – Linguística UFBA

Luiz Gonzaga Mello Belluzzo – Economista Unicamp/Facamp

Magda Barros Biavaschi – ex-magistrada y profesora Unicamp

Marcelo Cattoni, professor titular de Direito da UFMG

Marcio Pochmann – Economista Unicamp

Marco Cepik – Relaciones Internacionales UFRGS

Maria Alice Vieira - Historiadora

Maria da Graça Bulhões – Sociología UFRGS

Maria Inês Nassif – Periodista

Maria Luiza Flores da Cunha Bierrenbach – Abogada

Maria Rita Bicalho Kehl – Psicanalista USP

Maria Rita Garcia Loureiro Durand – Ciencias Sociales FGV/SP

Mariana Serafini – Periodista

Mario Luiz Madureira – Abogado

Martonio Mont'Alverne Barreto Lima – Derecho UNIFOR

Miriam Goldfeder – Socióloga y Editora

Mojana Vargas – Relaciones Internacionales UFPB

Newton de Menezes Albuquerque – Derecho UFC y UNIFOR

Nora Krawczyk – Educación Unicamp

Otaviano Helene – Física USP

Pablo Schwartz Frydman – Letras Clásicas USP

Patrício Carneiro Araujo – Antropología UNILAB

Paulo Kliass – Economista

Pedro Dimitrov – Médico Sanitarista

Pedro Paulo Zahluth Bastos – Economista Unicamp

Pedro Rossi – Economista Unicamp

Rafael Rossoto Ioris – Historia de América Latina University of Denver

Ricardo Guterman – Sociólogo

Roberto Bueno Pinto – Filosofía UFPR

Roberto Leher – Facultad de Educación UFRJ

Roberto Requião – Abogado y ex-Senador de la República

Roberto Vasques – Sociólogo

Rodrigo Vianna – Periodista e Historiador

Rosa Maria Marques – Economista PUC/SP

Róber Iturriet Ávila – Economía y Relaciones Internacionales UFGRS

Rubem Murilo Leão Rego – Ciencias Sociales Unicamp

Sandra Helena de Souza – Filosofía UNIFOR

Sebastiao Velasco e Cruz – Ciencia Política Unicamp

Sergio Leite – Ciencias Sociales UFRRJ

Sergio Roberto Kapron – Economista UFSM

Silvia Zimmermann – Desarrollo Rural y Seguridad Alimentar UNILA

Tarso Fernando Herz Genro – Abogado, ex-ministro de Justicia

Tatiana Carlotti – Periodista

Thiago Lima – Relaciones Internacionales UFPB

Valéria M. Rufino – Psicología UFPB

Valton de Miranda Leitão – Médico Psiquiatra UFRGS

Venício Artur de Lima – Profesor Emérito de UnB

Vera Soares – Profesora y feminista

Vicente Carlos Y Pia Trevas – Sociólogo

Victor Farinelli – Periodista

Virginia Fontes – Historiadora UFF y Fiocruz

Walquiria Gertrudes Domingues de Leão Rego – Socióloga Unicamp

Zaneir Gonçalves Teixeira – Derecho UFC

*Tradução de Victor Farinelli







Conteúdo Relacionado