Política

El papel del CDES en la consolidación del nuevo momento de desarrollo

25/11/2011 00:00

Ivan Trindade

El 13 de febrero del 2003, antes de completar 50 días de gobierno, el presidente Luis Inácio Lula de la Silva presidió la primera reunión plenaria del Consejo de Desarrollo Económico y Social, creado por decreto el 1o de enero de 2003, el día en que asumió. En el 28 de mayo del mismo año, la ley número 10.683 consolidó la instalación del consejo.

Con 17 representantes del gobierno y 90 consejeros representando a la sociedad civil en sus más diferentes sectores, el CDES brasilero se transformaba en una experiencia pionera en la implementación de una arena de debates entre población y gobierno nacional en América Latina. Otros diversos países ya tenían organismos regionales de debate con la sociedad, pero apenas Brasil llevaba la experiencia al centro del poder nacional.

En el discurso de apertura de la primera reunión plenaria, el entonces Presidente Lula hizo hincapié en dejar claro el carácter plural y democrático del organismo recién creado, así como su gran objetivo: “Este Consejo no es un club de amigos. Este Consejo es una oportunidad que queremos crear para saber si la sociedad brasilera, representada por sus entidades y por las personas que tanto hablan por la prensa, cotidianamente, y que tantas soluciones presentan, que tantas críticas hacen a los que intentan hacer, la oportunidad de que digamos, a nosotros mismos y a Brasil, si nosotros estamos preparados para hacer con que Brasil sea la nación que hace casi cuatro siglos promete ser una potencia mundial, pero hasta hoy no pasamos de un país emergente”.

Acuerdo social estratégico
En las palabras de Lula, el mensaje claro de que el gobierno quería tener la sociedad a su lado en el momento de encaminar las acciones y medidas que tendrían como objetivo colocar a Brasil en el camino del desarrollo. En el mismo discurso de apertura, Lula garantizó que el Consejo no surgía para reemplazar a la actividad legislativa del Congreso Nacional: “Bajo ninguna hipótesis el Consejo va a reemplazar ni tampoco a relativizar el poder del Congreso Nacional, foro por excelencia en la democracia brasilera, de las deliberaciones estratégicas del país. Por lo tanto, como ocurre en varias de las más grandes democracias del mundo que poseen sus Consejos, la búsqueda del consenso en la sociedad, la búsqueda de un verdadero acuerdo social estratégico, puede ser muy útil para el trabajo del Ejecutivo y del mismo Legislativo, sin sacarle ninguna de sus prerrogativas, por lo contrario: valorizándolas mucho más”.

Lula remarcó también la importancia del Consejo en el ataque a los problemas que afligían a la sociedad brasilera en aquel momento: “Para eso hay reformas que son impostergables y que el país no puede dejar de hacer en absoluto. (...) En este Consejo, independientemente del pensamiento de cada uno de nosotros sobre las reformas, es fundamental que coloquemos, por encima de intereses particulares o sectoriales, los intereses generales del país y del pueblo brasilero”.

Agenda Nacional de Desarrollo consensuada
Siguiendo las directrices de aquella primera reunión plenaria, el Consejo empezó a trabajar y a producir documentos, más específicamente las Cartas de Concertación. Desde febrero del 2003 hasta marzo del 2004, fueron publicadas seis cartas. Ellas sirvieron de base para la elaboración de la Agenda Nacional de Desarrollo (AND), finalizada en agosto del 2005, después de consultas con los consejeros sobre los problemas y potenciales nacionales. De esa encuesta nacieron en debates y grupos de trabajo las propuestas que compondrían la AND.

La Secretaria del CDES, Esther Bemerguy de Albuquerque, participó de la elaboración de la AND y habla sobre la importancia del documento: “La Agenda Nacional de Desarrollo y los Enunciados Estratégicos para el Desarrollo ya indicaban la necesidad de un concepto amplio de desarrollo, aliado a la disminución de las desigualdades sociales”.

Políticas públicas concretas
Entre las directrices aprobadas para alcanzar los objetivos trazados por la AND, estaban el aumento de la escolaridad promedio de la población brasilera por la valorización de la enseñanza, transformación de las escuelas en espacios atractivos para los estudiantes y la inclusión digital, entre otras acciones. La Agenda trataba aún de la búsqueda por el pleno empleo, el combate a la miseria y la ecuación de las desigualdades sociales registradas entre las diferentes regiones del país con acciones integradas entre las tres esferas de poder (municipal, estadual y nacional) y la capacitación de la economía brasilera para que esté apta para atender a la demanda de un mercado consumidor creciente.

En reciente reportaje al sitio del Consejo de Desarrollo Económico y Social de Rio Grande do Sul, Esther Bemerguy explicitó cómo las deliberaciones del CDES nacional orientaron acciones prácticas del gobierno federal: “En el área de infraestructura, por ejemplo, fueron decisivas las contribuciones del Consejo para el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), así como en las medidas para el combate a las desigualdades. También se generaron propuestas sobre la Habitación de Interés Popular, incorporadas al programa habitacional del Gobierno, resultando en Minha Casa, Minha Vida. En los debates del CDES sobre bioenergía, se amplió el alcance hacia una discusión involucrando relaciones laborales, el rol del Estado, etc.

De las discusiones surgieron importantes contribuciones para el Plan Nacional de Eficiencia Energética, actualmente (2011) en período de consulta pública. Otro resultado fue el Compromiso Nacional para Perfeccionar las Condiciones de Trabajo en la Caña de Azúcar, firmado por empresarios, trabajadores y Gobierno en el 2009. El Consejo también contribuyó para la ampliación del Programa Nacional de Microcrédito Productivo Orientado, para la creación de la Ley General de las Micro y Pequeñas Empresas y fue a favor del Fondo de Desarrollo de la Educación Básica”, ejemplifica Esther.

Enfrentamiento a la crisis económica
El Consejo fue también personaje importante en la adopción de políticas para el enfrentamiento de la gran crisis económica mundial del 2008, como explica la Secretaria Bemerguy: “Más recientemente, frente al nuevo nivel de desarrollo alcanzado por el país, se definió la Agenda para el Nuevo Ciclo de Desarrollo. La Agenda surgió en el momento posterior a la gran crisis económica internacional, cuando las recomendaciones dadas por el Consejo contribuyeron para el enfrentamiento de la crisis y demostraron los cambios ocurridos en Brasil”.

En su último discurso en una reunión plenaria del Consejo, en diciembre del 2010, el Presidente Lula reafirmó las conquistas del mismo: “Aquí no hubo temas prohibidos, aquí no hubo discursos censurados, aquí nadie discutía anticipadamente lo que cada uno hablaría. Cada uno se inscribía, hablaba lo que quería, escuchaba lo que no quería. En el enfrentamiento de la crisis del 2008, el ministro de economía no se encerró con un técnico de su universidad para discutir la crisis, sino que los llamó a ustedes, creando una especie de consejo de crisis, de comité de crisis para discutir semanalmente las medidas que había que tomar”.

Nuevos desafíos en la pauta
El Consejo llega a 2011 enfrentando nuevos desafíos, como la agudización de la crisis económica mundial, y la planificación de la realización de grandes eventos en el país, como el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. Además de estas cuestiones, siguen en pauta las acciones para continuar la política de desarrollo apuntando al equilibrio económico y a la ecuación de las desigualdades sociales. Esther Bemerguy especifica un poco más los desafíos que tiene por delante: “A pesar de que su centro todavía es la reducción de las desigualdades, el consejo cree hoy que el país necesita preocuparse con cuestiones como innovación, educación de calidad, desarrollo rural, medio ambiente, nuevo modelo de producción y consumo, además de la transición hacia una economía del conocimiento”.

En nota publicada en mayo de este año, el consejero Paulo Safady Simão comentó cuáles deben ser las grandes preocupaciones del organismo en el presente, apuntando al futuro: “Creo que las principales contribuciones del Consejo deberán estar dirigidas al debate de algunos temas prioritarios; el estímulo a la difusión de la innovación; reducción del llamado “costo Brasil”, que refleja directamente en la competitividad de nuestra economía y la necesidad de un salto expresivo en la calidad de la nuestra educación”.

Perfeccionar la política económica
El gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff estableció las siguientes iniciativas como prioritarias para su mandato; desarrollo económico, erradicación de la pobreza, infraestructura y derechos de la ciudadanía. En su primera reunión del CDES como Presidenta de la República, en abril del 2011, Dilma Rousseff habló de los nuevos desafíos del mismo: “Este Consejo nos ayudó a enfrentar la crisis en el 2008; este Consejo nos ayudó a iniciar la recuperación en el 2009-2010. Tengo la convicción de que este Consejo nos va a ayudar a consolidar nuestra recuperación y a enfrentar los desafíos que nos sean colocados, tanto por la coyuntura nacional como por la coyuntura internacional. Cuento con el CDES para debatir y mejorar todas estas iniciativas estructurales y coyunturales. Esto significa ayudarnos a acompañar y a perfeccionar nuestra política económica”.

El ejemplo del CDES empieza a diseminarse por los estados y municipios brasileros. Actualmente, seis estados ya poseen consejos (Alagoas, Bahia, Maranhão, Paraíba, Pernambuco y Rio Grande do Sul). Además de estos, las ciudades de Goiânia (GO), Canoas (RS), Erechim (RS), Santarém (PA), Diadema (SP), São Carlos (SP) y Presidente Venceslau (SP) también ya formaron organismos consultivos entre gobierno y sociedad. El 1er Encuentro Iberoamericano de Consejos Económicos y Sociales es una iniciativa más para expandir la experiencia de los Consejos para otros lugares donde ellos todavía no estén presentes.

Para saber más sobre la actuación del Consejo de Desarrollo Económico y Social, visite la página del organismo en www.cdes.gov.br. Para inscribirse en el 1er Encuentro Iberoamericano de Consejos Económicos y Sociales, haga clic aquí.

Conteúdo Relacionado