POR Boaventura de Sousa Santos
POR Gerardo Villagrán del Corral