Cartas do Mundo

Carta de Montevidéu: Acuerdos de Uruguay con Amazon y Microsoft: ¿a qué se comprometió el gobierno?

 

24/10/2021 12:18

 

 
Durante su gira por Estados Unidos el ministro de Industria, Energía y Minería (MIEM) del Uruguay signó memorandos de entendimiento con las multinacionales Amazon Inc. y Microsoft Corporation. En la información que se ha hecho pública por parte de la cartera se habla de cursos gratis, negocios en la nube, inteligencia artificial y transformación digital de la administración pública. ¿A qué cosas se está comprometiendo el Estado uruguayo con dos de las cinco integrantes del poderoso grupo denominado “GAFAM” (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft) y qué cosas nos quedan por saber?

El gobierno de Uruguay y Amazon Web Services (AWS) suscribieron el 8 de setiembre pasado un Memorando de Entendimiento para apoyar y promover la innovación en el país. Así fue anunciado en la web del Ministerio de Industria Energía y Minería (MIEM)

Este se basaría en tres ejes. El primero sería el desarrollo de recursos humanos preparados para la tecnología de computación en la nube, mediante capacitación y cursos gratuitos. El segundo sería el desarrollo de negocios capaces de operar en la nube apuntando a habilitar y acelerar la adopción de la computación en la nube en nuevos negocios y empresas. Y apoyar al Gobierno de Uruguay en sus esfuerzos de modernización de las tecnologías de información para fomentar su mejor acceso a la computación en la nube, sería el tercero.

El ministro Omar Paganini manifestó que el acuerdo permitirá continuar impulsando “la innovación y el desarrollo económico en Uruguay, a través del uso de servicios de computación en la nube en beneficio de las instituciones públicas y privadas”

Jeff Kratz, gerente general de AWS para el sector público en América Latina, Canadá y el Caribe resaltó el interés de “continuar trabajando en estrecha colaboración con Uruguay y brindar a través de servicios de computación en la nube, un enfoque continuo en la innovación y el desarrollo de la fuerza laboral. Este acuerdo se basa en nuestro compromiso existente de apoyar la creciente economía digital del país”, añadió.

Al día siguiente Paganini se reunió en la embajada uruguaya en Washington con el director de Políticas y Asuntos Gubernamentales de Microsoft Corporation Matthew Reisman, el director legal de Asuntos Corporativos de la región sur de Microsoft Latinoamérica, Héctor Figari, la directora de Sector Público para Microsoft Latinoamérica, Gabriela Gallardo y el gerente general de Microsoft Uruguay, Rodrigo Astiazaran. Además, desde Seattle y de manera remota, participaron otros ejecutivos de la compañía.

El motivo de la reunión, según se informa en el sitio web del MIEM, fue fortalecer “iniciativas en las que Microsoft puede aportar al fortalecimiento del ecosistema uruguayo de tecnología e innovación, así como aplicaciones valiosas para el desarrollo humano del Uruguay, aplicando inteligencia artificial”. El portal señala que luego de la reunión el ministro y Microsoft “suscribieron un Memorando de Entendimiento para contribuir al diseño e implementación de iniciativas que impulsen la transformación digital del país en aspectos claves como la administración pública, formación laboral, salud y educación, con foco en el aprovechamiento de la inteligencia artificial para beneficio de la sociedad.”

Así mismo el ministro Paganini señaló que le entusiasma la posibilidad de “profundizar el aporte de Microsoft para el desarrollo de la comunidad innovadora en el país, en el marco de una política estratégica de internacionalización y de transformación digital que impulsamos”

Desarrollo tecnológico uruguayo

En el mundo entero se coloca a Uruguay en la lista de países más avanzados en materia tecnológica. Sus fortalezas incluyen el despliegue de fibra óptica realizado desde 2010 a lo largo y ancho del país y “hasta el último tramo” (es decir, hasta la casa del cliente), el cable subacuático de dos tramos (llamado “Tannat” desde Punta del Este en Maldonado, Uruguay hasta Santos en Brasil y “Monet” desde Santos a Boca Ratón en el estado norteamericano de Florida) que conecta a Uruguay con el “Network Access Point de las Américas” (NAP de las Américas) y “el disco duro de Uruguay”, el “Datacenter Internacional Ingeniero José Luis Massera”, ubicado en el Polo Tecnológico de Canelones, que cuenta con una de las certificaciones más importantes (TIER III) y donde grandes empresas internacionales han mostrado interés de instalar su infraestructura informática.

El paquete se completa además con el importante despliegue de tecnología LTE 4G en todo el país y la instalación de las primeras radiobases de tecnología 5G en 2019. Todo lo antedicho desarrollado por el ente estatal de telecomunicaciones ANTEL y por lo tanto en manos del Estado lo que, además de beneficios técnicos, implica un aporte fundamental en materia de Soberanía Nacional, en particular de Soberanía Tecnológica.

El Estado uruguayo cuenta con diferentes centros de procesamientos de datos (usualmente denominados data centers). La UdelaR (Universidad de la República, pública y estatal) cuenta con una de las más importantes infraestructuras informáticas del país, todos los ministerios cuentan con diferentes desarrollos en materia de estos centros, de los cuales tal vez el más moderno sea el del Ministerio del Interior, creado en 2010 y ampliado en los años siguientes.

A su vez el data center de ANTEL en Pando alberga una importante cantidad de servidores de los diversos organismos estatales y brinda servicios de nube y alojamiento (tanto de hosting como de housing) para ministerios y otros organismos del Estado. En la web de ANTEL pueden verse los servicios ofrecidos por el ente.

Legislación vigente relacionada

El artículo tercero del decreto 92/014, de ciberseguridad, establece que los sistemas informáticos de la administración central del Uruguay “deberán estar alojados en centros de datos seguros situados en territorio nacional, exceptuándose aquéllos que no constituyan un riesgo para el organismo, de acuerdo con los ‘Lineamientos para la implementación y uso de centros de datos seguros’”.

Por otra parte, el decreto 3578/2014, que plasmó la política de defensa nacional acordada por el Consejo de Defensa Nacional en 2014, en el marco del análisis del escenario estratégico, identifica a las nuevas tecnologías de la información y a las redes de comunicación como un factor de fuerte potencial de desarrollo, centrales en materia de educación e información, a la vez que advierte que implican la emergencia de nuevas vulnerabilidades.

Los temas de ataques o espionaje cibernéticos están planteados como obstáculos que el país podría afrontar. Por eso propone la protección del Uruguay de ataques cibernéticos y preservar la reserva de datos producto de la gestión estatal y privada tanto a nivel nacional como regional. Como herramienta para atender estos aspectos plantea incentivar el uso de software libre en el Estado.

En cuanto a la protección de datos personales, la ley 18.331 la define como un derecho humano, comprendido por lo tanto entre los que garante el artículo 72 de la Constitución de la República. La norma es muy clara y define precisamente cada uno de sus términos y el alcance de cada una de las premisas allí formuladas. Por ejemplo: el artículo 10 señala que el “responsable o usuario de la base de datos debe adoptar las medidas que resultaren necesarias para garantizar la seguridad y confidencialidad de los datos personales”.

¿Poner las barbas en remojo?

En abril de 2021 las empresas Google y Amazon ganaron una licitación del gobierno de Israel para llevar adelante el denominado “Proyecto Nimbus” por más de mil millones de dólares.

El gobierno israelí eligió a AWS y Google para implementar sitios en la nube locales. “Nimbus es un proyecto insignia de varios años destinado a proporcionar una solución integral para la prestación de servicios en la nube al gobierno, el sistema de defensa y otros grupos de la economía” señalaron fuentes gubernamentales.

El miércoles 13 de octubre el periódico The Guardian hizo pública una carta de empleados de ambas empresas en la que denunciaron que el Proyecto Nimbus es una tecnología que «permite una mayor vigilancia y recopilación ilegal de datos sobre los palestinos, y facilita la expansión de los asentamientos ilegales de Israel» sobre sus tierras. “Como trabajadores que mantienen en funcionamiento estas empresas, estamos moralmente obligados a hablar en contra de las violaciones de […] valores fundamentales.

Por esta razón, nos vemos obligados a pedir a la dirección de Amazon y Google que se retiren del Proyecto Nimbus y corten todos los lazos con el ejército israelí”, argumentaban. Hasta el momento, más de 90 trabajadores de Google y más de 300 de Amazon han firmado la carta , pero se mantienen en el anonimato pues manifiestan temer represalias.

 En la carta advirtieron también que han “visto a Google y a Amazon buscar agresivamente contratos con instituciones como el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas […] y los departamentos de policía estatales y locales. Estos contratos son parte de un patrón perturbador de militarización, falta de transparencia y de control.”

Mas dudas que certezas

A la fecha surgen decenas de dudas y pocas certezas en relación a los acuerdos signados por Uruguay con Amazon y Microsoft. Cabe señalar que el pasado 5 de octubre el diputado del Frente Amplio – Movimiento de Participación Popular, Daniel Caggiani elevó un pedido de informes [1], solicitando los textos de los mencionados memorandos de entendimiento y formulando varias consultas relacionadas con dichos acuerdos y su posible incompatibilidad con la legislación vigente. Por ejemplo: ¿se acordó con Amazon utilizar sus servicios de almacenamiento en la nube para datos de la administración central? De ser afirmativa la respuesta, se estaría yendo contra el artículo 3º del decreto de ciberseguridad 92/014.

Conocido el interés de ambas empresas en desembarcar con fuerza en nuestro país, sabiendo también de la estrecha colaboración de Amazon y Microsoft con las agencias de seguridad de los Estados Unidos y tomando en cuenta la importancia geopolítica que tiene nuestro país para intereses militares que, en asuntos tecnológicos, no utilizan pólvora pero manejan el control, utilizando datos personales e información de cada uno de los habitantes del planeta, no parecen ser buenas noticias para nuestro país. Menos aún cuando en ninguno de los anuncios se habla de contrapartidas monetarias y se explicita el término “gratis” en ellos.

¿A que nos quieren ayudar? Empresas como Globant, Microsoft o Google ya reclutan informáticos uruguayos y muchos migrantes, para trabajar con las herramientas tecnológicas ofrecidas por Amazon y Microsoft. ¿Por qué el Estado uruguayo, teniendo todos los recursos humanos e infraestructura para continuar su desarrollo tecnológico, puede necesitar hacer acuerdos con éstos dos gigantes tecnológicos? Hemos dicho muchas veces e insistimos: dude siempre, dude de todo, haga el ejercicio del filósofo de preguntarse siempre “¿por qué?”. Pero sobre todo no olvide por un instante que cuando dice “gratis” el producto es usted.

Enrique Amestoy es socio de la 1er Cooperativa de Tecnologías Libres en Uruguay Libre.Coop. Fundador del Centro de Estudios de Software Libre Uruguay (CESoL) y la Red Iberoamericana de SL (RISOL). Ex asesor en TIC del MRREE de Uruguay y miembro del Consejo Asesor Honorario de Seguridad AGESIC. Colaborador del Centro Latinmoamericano de Análisis Estratégico (CLAE).

*Publicado originalmente em estrategia.la



Conteúdo Relacionado